Venezolanos construyen una nueva vida en España pero siguen preocupados por su país (fotos)

Arelis Morales, de 30 años, camina hacia la “fiesta de la matanza” organizada por los tíos de José en Xinzo de Limia, España, el 2 de marzo de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen

 

Hasta enero, José Martínez y su esposa Arelis Morales estuvieron en el ojo de la tormenta política de Venezuela: él trabajaba para un líder de la oposición, mientras que ella aconsejaba a grupos de derechos humanos.

Pero después de años de oponerse al régimen de izquierda cada vez más represivo de Nicolás Maduro, incluyendo las protestas del 2017 que terminaron con 125 muertes, decidieron poner la vida familiar en primer lugar.

“La principal razón para irse es que queremos tener hijos”, dijo a Reuters Martínez, de 31 años, de la ciudad rural de Xinzo de Limia, en la región de Galicia, España, donde se fueron a vivir con familiares. “Duele, pero tenemos que seguir adelante. ¿Cómo podríamos exponer a un niño a todo lo que sucede en Venezuela?”.

El éxodo de más de 3 millones de venezolanos de una economía en decadencia, calles llenas de delincuencia y violencia política constante es un fenómeno bien conocido, especialmente a partir de la llegada de inmigrantes de bajos ingresos a países de América Latina.

Se ha prestado menos atención a los profesionales de la clase media que, aunque disfrutan de más recursos, también enfrentan grandes dilemas, a menudo renunciando a años de capacitación y trabajo.

Martínez, coordinador en el partido de la líder opositora María Corina Machado, sufrió depresión el año pasado. Pero se está recuperando en Xinzo de Limia y se está reinventando a sí mismo como fotógrafo, haciendo trabajos de documentales y bodas.

Morales, de 30 años, quiere seguir trabajando en derechos humanos, mientras busca tener un bebé. “Dimos todo lo que pudimos por el país hasta que mi cuerpo literalmente dijo: ‘No puedo soportarlo más'”, dijo ella, agregando que el estrés detuvo un embarazo.

Ambos se sienten entusiasmados por los recientes acontecimientos en Venezuela, donde el líder del congreso, Juan Guaidó, invocó la constitución para asumir la presidencia interina luego de declarar ilegítima la reelección de Maduro en 2018, galvanizando a la oposición y obteniendo el reconocimiento de Occidente.

La pareja espera volver si Maduro deja el poder.

Sueño profesional

Miles de venezolanos se han mudado a España en los últimos años, con muchos de ellos reconectándose con sus raíces luego de las oleadas de inmigración en la dirección opuesta tras las Guerras Mundiales del siglo XX.

Según datos oficiales, los venezolanos que viven en España aumentaron a 109.880 a mediados del 2018, un aumento de casi 19.000 personas con respecto a los seis meses previos. Esas cifras probablemente no incluyen a muchos ciudadanos de doble nacionalidad que también se mudaron, como Mariana Elías.

Antes de mudarse a Barcelona en enero, Elías pasó años en Caracas obteniendo dos títulos, uno en ingeniería química y otro en producción, ayudándose a pagar su carrera con un trabajo como maestra.

Protestó en las calles contra Maduro, fue presidenta del consejo estudiantil de la universidad Simón Bolívar y sintió el caos de Caracas de cerca cuando lo robaron en tres ocasiones.

Su razón para mudarse a Barcelona fue directa: “Mis ambiciones laborales. Como realmente me preparé académicamente, quería tener la oportunidad de progresar y mejorar a largo plazo. No podía ver eso en Venezuela en este momento”.

Elías, de 27 años, quiere encontrar un trabajo en ingeniería, pero por ahora ha comenzado en una empresa británica organizando conferencias. En España disfruta de servicios básicos como el transporte público que sus compatriotas ya no pueden dar por sentado.

“En Venezuela nunca tomaría el transporte público a menos que no tuviera otra opción. Oraría y pediría a todos los dioses que me hicieran invisible para que no me robaran”, dijo Elías, quien agregó que no tiene planes volver a casa pronto pero que, sin embargo “no puedo dejar de pensar en Venezuela.

Reuters

José Martínez, 31, y Arelis Morales, 30, esperan para pedir en el mostrador del bar ‘Caracas’ en Xinzo de Limia, España, 2 de marzo de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosene
Un niño ve la marcha del desfile gay durante el carnaval en Xinzo de Limia, España, el 2 de marzo de 2019. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Una mujer lleva globos durante el carnaval de Xinzo de Limia, en España, el 2 de marzo de 2019. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
José Martínez, 31, Arelis Morales, 30, y los tíos de José miran la vista durante una caminata de dos horas en las montañas en Castelaus, España, el 3 de marzo de 201 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Arelis Morales, de 30 años, y la tía de su esposo, José, conversan en el Monasterio de Trandeiras, Xinzo de Limia, España, 3 de marzo de 2019. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Arelis Morales, de 30 años, camina hacia la “fiesta de la matanza” organizada por los tíos de José en Xinzo de Limia, España, el 2 de marzo de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
José Martínez, de 31 años, y Arelis Morales, de 30, leyeron sobre la situación en Venezuela, en periódicos españoles en un bar llamado ‘Caracas’ en Xinzo de Limia, España, el 2 de marzo de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
José Martínez, de 31 años, lleva leña para el fuego para calentar su nuevo hogar en Xinzo de Limia, España, el 3 de marzo de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen

 

Una figura de un toro del tamaño de una cartelera, conocida como “toro de Osborne” se ve desde la carretera hacia Xinzo de Limia, España, 19 de enero de 2019. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Arelis Morales, hace la maleta para mudarse a España, en Caracas, Venezuela, el 9 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
José Martínez, de 31 años, y Arelis Morales, de 30, reciben ayuda de la madre de Arelis, tía y amiga, para empacar sus maletas y ayudar a sellar todo lo que no llevan a España, en Caracas, Venezuela, el 9 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
José Martínez, de 31 años, se reúne con amigos de su curso de fotografía para despedirse en un bar en el Hatillo, Caracas, Venezuela, 11 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Arelis Morales, de 30 años, pasa por ‘Mision Vivienda’ un proyecto de vivienda en el centro de Caracas después de una reunión de despedida en la casa de su abuela, en Caracas, Venezuela, el 12 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Una vista de las montañas de la Unión, el vecindario donde José Martínez, de 31 años, y Arelis Morales, de 30, vivían en Caracas, Venezuela, el 9 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen

 

Un grupo de personas que buscan comida en la basura se ve a través de la ventanilla del carro de Arelis, en Caracas, Venezuela, el 12 de enero de 2019. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Mariana Elias, de 27 años, compra un vino tinto y otros productos en el supermercado cerca de su apartamento en Barcelona, España, el 21 de febrero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Mariana Elias, de 27 años, mira desde su balcón en su nueva casa en Barcelona, España, el 21 de febrero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Mariana Elias, de 27 años, espera un tren para ir a casa, en la estación de Barcelona, España, el 21 de febrero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Los árboles iluminados por las luces de la calle en Barcelona, España, el 19 de febrero de 2019. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Mariana Elias, de 27 años, habla sobre su día con su hermana mayor en Barcelona, España, el 21 de febrero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Mariana Elias, de 27 años, y sus amigos se reúnen para una fiesta de despedida en su casa en Caracas, Venezuela, el 12 de enero de 2019. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Mariana Elias, de 27 años, muestra sus pasaportes venezolano y español en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, La Guaira, Venezuela, 14 de enero de 2019 ” REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Mariana Elias, de 27 años, mira por la ventana del aeropuerto antes de su vuelo a España en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar, La Guaira, Venezuela, 14 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosene
Un grupo de pasajeros espera abordar el aeropuerto internacional Simón Bolívar, La Guaira, Venezuela, 14 de enero de 2019. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Mariana Elias, de 27 años, posa para un retrato en su casa en Las Mercedes, un vecindario del lado este en Caracas, Venezuela, el 10 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Una vista de Caracas en la noche tomada desde Valle Arriba, con el cerro El Ávila al fondo, Venezuela, 12 de diciembre de 2018. REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Arelis y José Martínez, de 31 años, asisten a una reunión de despedida con su familia en la casa de su abuela en Cotiza, Caracas, Venezuela, 12 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Arelis Morales con su tío antes de mudarse a España en Cotiza, Caracas, Venezuela, 12 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
Arelis Morales con su familia antes de mudarse a España REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen
El edificio frente a la casa de la abuela de Arelis en Caracas, Venezuela, 12 de enero de 2019 REUTERS / Ana Maria Arevalo Gosen