Análisis: Hay una opción militar en Venezuela… no es la que esperabas

El mensaje de Vladimir Padrino López junto al resto del alto mando militar manifestando su apoyo a Maduro (REUTERS/Manaure Quintero)

La semana pasada, el presidente interino venezolano, Juan Guaidó, dio instrucciones a sus representantes en Washington para “abrir comunicaciones directas” hacia una posible “coordinación” con el ejército de los Estados Unidos. Pero, ¿qué pueden hacer los militares estadounidenses para promover su causa?

Por: Michael T. McLean – The National Interest / Traducción libre del inglés por lapatilla.com

La noción de poner las botas de Estados Unidos en el suelo en Venezuela está hecha con peligro. Venezuela tiene una población de más de treinta millones, y una invasión estadounidense puede ser exactamente lo que necesita Nicolás Maduro para impulsar su base. Cualquier presencia estadounidense podría causar una insurgencia prolongada entre una población desconfiada y bien armada, por no mencionar el número de militares de Maduro alrededor de 350,000. De manera similar, las huelgas cinéticas en el país tienen el potencial de exacerbar aún más la situación, ya que no existe un centro de gravedad fácilmente identificable que pudiera poner fin al régimen.

Sin embargo, cambiar la lealtad de los militares venezolanos a Guaidó, empoderaría a una nueva administración y terminaría la crisis política en breve. Para lograr esta hazaña, Estados Unidos y sus aliados pueden atacar los ingresos ilícitos del narcotráfico de los militares y ofrecer amnistía a cambio del apoyo a Guaidó.

Las partes corruptas de los militares venezolanos se sustentan en dólares estadounidenses de su comercio ilícito de cocaína. El comercio ha permeado al ejército venezolano y sus ganancias contribuyen directamente a la lealtad persistente a Maduro.

En 2005, el país emitió formalmente un estatus de persona no grata para todo el personal de la Agencia de Control de Drogas de los EEUU y comenzó un nuevo marco “antidrogas” que extendió la jurisdicción de la Guardia Nacional a todas las ramas del ejército. Antes de este cambio, la Guardia Nacional permitió que ocurriera el tráfico de narcóticos a cambio de pagos. Sin embargo, en 2005 los servicios armados comenzaron a competir por el acceso a los cárteles. Al principio, los militares proporcionaron inteligencia y seguridad a los carteles colombianos que operan en Venezuela; sin embargo, su papel se convirtió en metástasis en las unidades militares que enviaban los narcóticos y el dinero en efectivo.

El “cartel” militar venezolano se conoció como el Cartel de los Soles, ganó tanto poder que en 2011 comenzaron a detener a los traficantes colombianos y tomaron sus rutas de suministro y, finalmente, comenzaron a tratar directamente con los carteles mexicanos y los traficantes internacionales. La participación en el comercio de drogas ha saturado a los militares e incentiva el status quo continuo de aquellos que se están beneficiando. Este factor clave ha perpetuado la crisis que se acerca a su noveno año. La longevidad de Maduro ha sido cuestionada en cada impasse aparentemente imposible, pero mientras los militares sigan siendo leales y las drogas y el dinero continúen fluyendo, Maduro permanecerá.

El Comando Sur de los Estados Unidos y sus socios internacionales podrían atacar la financiación ilícita simplemente alterando sus operaciones actuales. El Comando Sur opera misiones conjuntas de civiles y militares para mitigar el flujo de drogas ilegales a los Estados Unidos, y sus éxitos son notables. Los esfuerzos de la Fuerza de Tarea Conjunta Interinstitucional-Sur (JIATF-S) representan el 85 por ciento de todas las incautaciones de cocaína por parte de cualquier entidad del gobierno de los EEUU y el 40 por ciento de todas las interdicciones globales mientras cubren un área de tierra del tamaño de los Estados Unidos continentales. Según sus estadísticas, el 82 por ciento del tráfico de drogas desde América Latina a los Estados Unidos viaja a través del corredor del Pacífico, mientras que el Caribe occidental ve el 11 por ciento del tráfico y el corredor del Caribe oriental ve el 7 por ciento restante. Por lo tanto, la aplicación se distribuye de acuerdo con estas rutas comerciales geográficas. Esta práctica puede cambiarse temporalmente para enfocarse en las drogas venezolanas. América y los países socios, los esfuerzos podrían transferir aproximadamente el 80 por ciento de sus recursos a los corredores del Caribe, donde Venezuela necesita el mar y el espacio aéreo para navegar.

Las operaciones actuales apoyan la aplicación de la ley de los socios internacionales a través de las capacidades de inteligencia, vigilancia y reconocimiento de la Fuerza Aérea, y este programa podría centrarse en todo el tráfico aéreo que sale de Venezuela. Específicamente, Washington debe centrarse en los vuelos desde la región de Apure, donde los datos sugieren que los envíos aéreos a menudo se originan y pueden dirigirse. Además, la DEA evalúa que el 70 por ciento de las drogas venezolanas fluyen a través de Puerto Cabello por mar e identificar estos barcos en el puerto e interceptarlos lo antes posible es crítico para impactar la operación del cartel.

El enfoque de todo el repertorio de recursos operativos de JIATF-S en un país podría tener efectos devastadores en el Cartel de los Soles. El rango y los miembros de los militares venezolanos se verían obligados a considerar vivir de sus salarios bolivarianos a medida que el flujo de dólares estadounidenses se evapora. Otra rama de olivo de la amnistía, oportunamente cronometrada, del presidente Guaidó podría ser el punto de inflexión en la crisis. Además, debería ser evidente para los miembros del cártel que el aumento de la aplicación de los EEUU continuará mientras Maduro mantenga el control del país. Solo en estas condiciones veremos dónde reside verdaderamente su lealtad.

Para maximizar la efectividad, este esfuerzo podría sincronizarse con palancas de poder civiles adicionales. Tras la prohibición exitosa de las drogas y el dinero en el Caribe, los Departamentos de Hacienda y Justicia podrían multiplicar los efectos de las incautaciones agregando respectivamente sanciones y acusaciones contra los segmentos responsables de los militares. La aplicación abrumadora en un área de operaciones relativamente pequeña combinada con acciones legales y económicas dirigidas supondría una tremenda presión para el ejército venezolano que lo obligaría a buscar una salida.

Esta priorización de la aplicación de la ley puede aumentar temporalmente el tráfico de drogas hacia los Estados Unidos desde Colombia, Bolivia y Perú; sin embargo, la Patrulla Fronteriza, Aduanas y Protección Fronteriza de los EEUU y la policía local seguirán desempeñando su papel en la interdicción de narcóticos. Además, los traficantes no podrán planificar esta reducción relativa en la aplicación de la ley, que debería evitar una afluencia calamitosa de drogas a través de la frontera sur. Finalmente, la oportunidad para que la interdicción de narcóticos alcance un objetivo de seguridad nacional ha llegado, y Estados Unidos y el Presidente Guaidó deberían aprovecharla.