Encapuchados trasladaron cadáver desde San Antonio del Táchira hasta Colombia

Las circunstancias de la muerte del hombre, así como su identidad, son hasta el momento desconocidas.

 

Los crímenes en la zona de frontera no cesan. Nuevamente, una trocha entre Villa del Rosario y San Antonio (Venezuela) se convirtió en el escenario mortal, hasta donde arribaron miembros de la Brigada Interinstitucional contra Homicidios (Brinho) para practicar la inspección de un cadáver que aún no ha sido identificado. Así lo reseña laopinion.com.co

Del homicidio hay pocas pistas –añadió-. Lo único que conocieron las autoridades es que al menos tres hombres encapuchados, vestidos de negro, llegaron provenientes desde Venezuela con un cadáver al suelo colombiano y luego de abandonarlo en una zona boscosa, se devolvieron al vecino país.

Cuando uniformados de la Policía Metropolitana de Cúcuta llegaron a la vereda El Palmar, a las 9 de la mañana, en inmediaciones de una finca ubicada en este sector fronterizo, se percataron de que efectivamente estaba el cadáver de un hombre asesinado con dos balazos, uno de estos lo impactó en la cabeza.

La víctima vestía una camisa roja tipo polo, sudadera azul oscura y tenis de color negro, detalla el diario neogranadino.

Los investigadores judiciales adelantaron la inspección y el levantamiento del cadáver, para posteriormente trasladarlo a las instalaciones del Instituto de Medicina Legal.

Recuerda el medio colombiano que la semana pasada, en Puerto Santander, fueron también movilizados a ese país, los cadáveres de dos hombres asesinados en territorio venezolano, por lo que una funeraria tuvo que trasladarlos a las instalaciones de Medicina Legal en Cúcuta.

“En muchas ocasiones lo que ocurre es que, como las víctimas son reconocidas acá en nuestro territorio, las pasan muertas para que las familias las entierren”, dijo una fuente judicial.

Por ahora, las autoridades avanzan en las investigaciones para esclarecer los móviles del nuevo asesinato en la frontera.

Cabe recordar que entre San Antonio y Villa del Rosario hay constante flujo de mercancía de contrabando, por lo que genera un interés de las bandas criminales que delinquen en Venezuela y Colombia, para disputarse el cobro de extorsiones, explicó.