Venezolanos son asistidos en mega-jornada solidaria realizada en Ecuador

IMAGEN REFERENCIA – Cientos de migrantes acuden a mega-jornada en Quito, Ecuador / Foto EFE/José Jácome

 

La Asociación Civil Venezolanos en Ecuador” brindó este sábado asistencia legal y social a cientos de sus compatriotas que residen en Quito, en una “Mega-jornada solidaria” que piensa replicar próximamente.

Así lo señaló  Daniel Regalado, dirigente de ese colectivo, quien destacó la gran afluencia de venezolanos en situación de vulnerabilidad al encuentro, que tuvo lugar en una unidad educativa del sur de la capital ecuatoriana.

Regalado calculó en 600 las personas atendidas en esta jornada por miembros del colectivo y de un grupo de voluntarios ecuatorianos que ofrecieron ayuda médica, odontológica, orientación legal, recreación e inclusión social, entre otros servicios.

Esta actividad ha permitido “bajar mucho la tensión” entre los venezolanos, sobre todo de aquellos que llevan pocos días en Ecuador, agregó la fuente.

“La atención fue directa”, añadió, y explicó que se brindaron servicios, sobre todo en orientación legal como el tema del visado y el trámite de apostilla de documentos.

También en aspectos como la inscripción de niños, la información sobre los derechos de los inmigrantes en Ecuador y sobre asuntos de interés personal para los venezolanos que han decidido permanecer en este país, apuntó Regalado.

Muchos de los asistentes “llegaron con mucha angustia”, pero regresaron a sus hogares mucho más tranquilos al recibir información precisa y necesaria, añadió tras señalar que “hay mucha mala información en las redes sociales”.

Se espera replicar este tipo de jornadas “con más periodicidad”, apuntó Regalado, cuya asociación calcula que cerca de 300.000 venezolanos se encuentran en Ecuador, aunque dijo que esa cifra no es precisa pues muchos se encuentran en situación de tránsito hacia otros países.

Miles de venezolanos, que han salido de su país por causa de la crisis política, social y económica, han llegado a Ecuador en busca de mejores oportunidades, aunque muchos sobreviven con empleos informales y precarios como la venta de productos en las calles. EFE