Pese a la decisión judicial a favor de Meliá, las empresas dudan en invertir en Cuba

Hotel Meliá Habana. Meliá gestiona 40 hoteles en Cuba | Foto Meliá

 

Dos años después de la activación del Título IV de la Ley Helms-Burton, las hoteleras españolas empiezan a relajarse por la falta de consecuencias, ya que ninguna ha sido condenada por la Justicia en las causas abiertas.

lapatilla.com

En este plazo se presentaron 14.000 demandas por enriquecerse con bienes expropiados por el Gobierno de Fidel Castro tras la Revolución, de las que 8.000 fueron certificadas por el Departamento de Justicia de EE UU y 6.000 no. De todas ellas, solo hay 36 están en curso.

14ymedio reseña que el diario económico español Cinco Días ha hablado con Ignacio Aparicio, socio y director del Cuban Desk del despacho jurídico español Andersen, que afirma que el impacto de la decisión es ínfimo estadísticamente, aunque sí ha funcionado como medida disuasoria. “De las 36 que están en curso, cuatro se han desestimado y están en apelación. Por ahora no se ha condenado a nadie por traficar con bienes”, señala.

Sin embargo, las empresas “se lo piensan mucho más y tienen que analizar con profundidad las posibles consecuencias que puede traer”, añade el experto, que cree que las demandas no buscaban tanto la compensación por daños, como forzar un acuerdo, por lo que las compañías ahora extreman las precauciones. “Las empresas que quieren entrar en licitaciones de infraestructuras reclaman que no corran ningún riesgo y piden una due diligence [debida diligencia] que les exima de cualquier responsabilidad”, añade.

En lo que respecta a España, siguen adelante las demandas interpuestas contra Meliá, Iberostar y NH en EE UU, donde incluso el consejero delegado de la primera tiene prohibido entrar al negarse la hotelera mallorquina a compensar a la familia Sánchez-Hill por dos hoteles en Holguín situados en terrenos que fueron de esta familia.

Los Sánchez-Hill también presentaron una demanda ante la justicia española, que fue archivada la pasada semana por ser el Estado cubano una de las partes denunciadas. La ley determina que España no tiene jurisdicción por fundamentarse “en pretensiones dirigidas contra bienes propiedad de un Estado”.

Meliá posee 40 hoteles en Cuba, aunque el pasado diciembre renunció a la gestión de tres de ellos por las “escasas oportunidades comerciales” de los centros turísticos y “los problemas operacionales confrontados a lo largo de los últimos años”.

En 2019, las empresas españolas gestionaban 21.000 habitaciones en la Isla, 3.000 de ellas en conjunto con el Gobierno cubano y 18.000 en régimen de contrato de administración

Más del 90% de las plazas en hoteles de cinco estrellas y el 60% de los de cuatro estrellas son españolas.