Fuerzas democráticas alertaron sobre posible escalada regional por combates en Apure

Vladimir Padrino López ha mantenido una postura silenciosa sobre el conflicto en Apure. Foto: Cortesía

 

 

Las fuerzas democráticas de Venezuela, lideradas por el presidente encargado Juan Guaidó, dijeron este domingo 16 de mayo que los combates entre la Fuerza Armada y disidentes de la extinta FARC que se registran desde el pasado 21 de marzo en el estado fronterizo con Colombia de Apure puede escalar a un “conflicto subregional”.

“Alertamos a la comunidad internacional y en especial a todos los países americanos, que el conflicto que se lleva a cabo actualmente en el Arauca, estado Apure, entre facciones de las FARC y el Ejército venezolano, puede llegar a escalar y convertirse en un conflicto subregional que generará la desestabilización hemisférica total”, dice un comunicado difundido por la diputada Olivia Lozano.

En el texto, además, proponen al Parlamento colombiano la conformación de una “comisión mixta” para investigar los hechos que se están registrando en Apure y denunciarlos en instancias multilaterales.

El comunicado se da también para criticar el “tardío” pronunciamiento del régimen chavista de Nicolás Maduro sobre el secuestro de ocho militares por parte de “grupos irregulares colombianos” que ha evitado identificar, pero que ONG denuncian que son disidentes de las FARC.

Según Guaidó, Maduro se niega a identificar a estos grupos por su “alianza” con antiguos miembros de las FARC y el ELN, como Iván Márquez o Jesús Santrich.

La información sobre los enfrentamientos en la zona fronteriza es escasa. Las autoridades chavista solo informaron, en un primer momento, de la muerte de ocho soldados y nueve “terroristas” y, posteriormente, indicaron que habían “varios” fallecidos más, sin detallar el número de bajas totales.

Por su parte, Guaidó instó nuevamente hoy, en una rueda de prensa, a la Fuerza Armada a presentar ante la Justicia a estos grupos armados.

Para Guaidó, que el general chavista Vladimir Padrino López haya confirmado el sábado el secuestro de los ocho militares en manos de los grupos armados es el “reconocimiento” del Palacio de Miraflores “de la entrega de parte del territorio”.

Con información de EFE