AP: En un autobús o en la calle, periodistas venezolanos intentan llevar noticias a cada rincón

Dos décadas de gobiernos que ven la prensa como enemiga ha empujado a los periodistas venezolanos a encontrar formas alternativas de mantener informados a los ciudadanos. (Foto AP / Ariana Cubillos)

 

 

Después de abordar un autobús en la capital de Venezuela, Juan Pablo Lares se sienta frente a los pasajeros, enciende un micrófono y un altavoz y da la noticia mientras un colega sostiene un marco de cartón negro alrededor de su rostro para imitar un pantalla de televisión.

Por: AP

Traducción libre del inglés por lapatilla.com

“¡Buenos dias! Este es el noticiero de El Bus TV Capitolio”, lee de su guión a los pasajeros, la mayoría de los cuales escuchan con atención mientras otros pasan a su lado para subir o bajar en sus paradas. Las noticias que ofrece no siempre son halagadoras para el régimen socialista de Venezuela.

Ese rudimentario sistema de transmisión de noticias es una de las diversas formas en que los periodistas luchan por preservar la libertad de prensa en la nación sudamericana. Los medios en Venezuela, como en otros países, han estado luchando por mantenerse a flote, pero su dificultad no es solo la disminución de los ingresos por publicidad.

Se enfrentan a crecientes presiones de una dictadura que intenta controlar el flujo de noticias, incluidas multas por las críticas a los funcionarios y las barreras para la compra de papel de periódico. Esto ha dejado a millones de personas con acceso a la información en gran parte a través de los medios estatales.

“Este noticiero es una forma de superar la censura y la desinformación en Venezuela”, dijo Lares a su audiencia de pasajeros después de su noticiero una tarde de julio. Las historias de ese día incluyeron la decadencia de una universidad considerada Patrimonio de la Humanidad y los efectos de la hiperinflación del país.

Los periodistas también están dando periódicos gratuitos a los pasajeros de los autobuses y a las personas en las paradas de autobús, y les animan a compartir los periódicos con los demás. Otros periodistas caminan por los vecindarios y leen las noticias a las personas reunidas a su alrededor o escuchan desde sus ventanas.

Desde que el usurpador Nicolás Maduro asumió el cargo en 2013, más de 60 medios de comunicación han cerrado, algunos de ellos agobiados por multas multimillonarias impuestas por una comisión de telecomunicaciones del régimen que los acusó de promover el odio y la desestabilización del “gobierno”.

Las acciones de Maduro contra la prensa, a la que acusa de conspirar contra su régimen y difundir información falsa, son una extensión de las tácticas desplegadas por su predecesor y mentor, Hugo Chávez, quien calificó de enemigo a los medios independientes tras asumir el cargo en 1999.

Natalie Southwick, coordinadora del programa para América Latina y el Caribe del Comité para la Protección de los Periodistas, dijo que Venezuela es uno de los entornos más difíciles para la prensa independiente, ya que la dictadura ha utilizado varias herramientas, desde el acoso físico y la detención de periodistas hasta el uso de los tribunales contra los medios de comunicación: para reducir el espacio para los medios críticos.

“Y todo esto, en última instancia, contribuye a este objetivo general de tratar de controlar la información, tratar de controlar la narrativa tanto dentro como fuera del país”, dijo Southwick. “Y es por eso que vemos gente desde (el presidente Recep) Erdogan en Turquía hasta alguien como Maduro en Venezuela realmente apuntando a la prensa independiente. Saben que los informes representan una amenaza para su capacidad de controlar lo que las personas escuchan y cómo toman decisiones “.

En mayo, un tribunal se apoderó de la sede en Caracas del periódico El Nacional, un medio que critica a Maduro y sus colaboradores más cercanos. La acción fue resultado de una demanda por difamación presentada por el vicepresidente del Psuv, Diosdado Cabello, y buscaba garantizar un pago multimillonario por daños y perjuicios.

Ese mismo mes, el diario El Tiempo de Anzoátegui, en el noreste del país, dejó de imprimir pero mantuvo su edición digital. La organización no gubernamental Espacio Público, que documenta la censura de los medios en Venezuela, dijo que el periódico suspendió su edición impresa debido a la hiperinflación, el aumento de los costos de mantenimiento y la escasez de papel de periódico. La importación de papel de periódico se ha visto dificultada por los estrictos controles cambiarios del régimen, que solo se han suavizado recientemente, y la creación de un monopolio estatal para vender el papel a las empresas de medios.

Ahora, los residentes en 11 de los 23 estados del país ya no tienen acceso a los periódicos regionales, según Espacio Público.

Las presiones incluso han empujado a algunos a abandonar el país tras vender sus activos. Ese fue el caso del canal de noticias Globovisión.

En 2013, el canal fue vendido a un grupo de empresarios, entre ellos Raúl Gorrín, un amigo del régimen de Maduro que ha sido sancionado por Washington por acusaciones de fraude. Sus dueños originales huyeron del país luego de que se iniciaran varios procesos judiciales en su contra, algunos vinculados a otras actividades comerciales. Sostuvieron que no habían cometido ningún delito y estaban siendo procesados ??porque Globovisión había criticado a Maduro.

Daniela Alvarado, coordinadora de libertad de información del Instituto Independiente Prensa y Sociedad de Venezuela, dijo que el uso de formas alternativas de reportar noticias “ha sido el lado positivo de las terribles consecuencias para el periodismo en el país, la censura y las precarias condiciones que se viven actualmente. ”

“Es muy importante resaltar el trabajo que estos periodistas, estos medios, están haciendo para buscar nuevas formas de llegar a las audiencias y no solo pensar en las audiencias como algo masivo, como algo de alcance nacional, sino comenzar localmente con un periodismo que priorice las necesidades de los vecinos ”, dijo Alvarado, cuya organización monitorea las violaciones a los derechos de los periodistas.

La hostilidad hacia la prensa se produce cuando las crisis política, social y económica de Venezuela, atribuidas a la caída de los precios del petróleo y a dos décadas de mala gestión gubernamental, continúan profundizándose. El país ha estado en recesión durante años. Millones viven en la pobreza en medio de los altos precios de los alimentos, los bajos salarios y la hiperinflación.

“Lo que estamos haciendo es periodismo pero de otra manera”, dijo Maximiliano Bruzual, otro periodista de El Bus TV. “El periodismo está acostumbrado a ser un medio que informa noticias en televisión, radio o medios impresos. Lo que hacemos es salir de la caja, por así decirlo”.

Francisco Márquez solía vender decenas de periódicos al día desde un quiosco en Caracas. Hoy, el suministro de periódicos para una semana completa es de tres ejemplares.

“Tres unidades de periódicos. Entonces, tres personas vienen y toman un periódico cada una y se acabó ”, dijo el sábado junto a su quiosco.

A cientos de millas de distancia, al suroeste de Caracas, en la región andina del país, el periódico La Nación imprimió una vez más de 30 páginas todos los días y ganó premios nacionales de periodismo.

Su titular, Omaira Labrador, recordó que los vecinos de la zona solían llamar al periódico porque los líderes locales reaccionaban a las historias y atendían las quejas de los ciudadanos. Había anuncios clasificados y durante las elecciones, el periódico era mucho más grueso.

Pero hoy, la pandemia, la escasez de papel de periódico y combustible y muchos menos anuncios clasificados han reducido el periódico del estado de Táchira a menos de 15 páginas y solo cuatro ediciones semanales.

Labrador dijo que el desplazamiento de los periódicos por los medios en línea y las redes sociales también ha afectado a La Nación, pero si bien el periódico tiene un sitio web, la gente de las comunidades rurales prefiere recibir sus noticias en forma impresa.

El año pasado formó una alianza con otros medios de comunicación, y desde diciembre han producido un noticiero transmitido por varias estaciones de radio. El objetivo, dijo, es “cumplir con la misión social de todos los medios” de mantener informadas a las personas.

“Por radio, por prensa, por televisión, pero déjate informar”, dijo.