Aerogeneradores de pared podrían revolucionar la energía renovable urbana

Este ingenioso y elegante aerogenerador de pared permite obtener suficiente energía para alimentar tu casa

Los aerogeneradores incorporados a las paredes de los edificios podrían ser una solución creativa para aprovechar la energía eólica en las ciudades.

lapatilla.com

El número de turbinas eólicas en todo el mundo ha crecido exponencialmente gracias a la caída de los costes. La gente ya se ha acostumbrado a los enormes parques eólicos que salpican algunos paisajes, ya sea en tierra o en el mar.

Pero, a diferencia de los paneles solares, los aerogeneradores residenciales son menos asequibles y accesibles, ya que se consideran demasiado engorrosos y dependientes del viento, y esto es más evidente en las zonas urbanas, reseña ZME Science

Esta situación ha inspirado al diseñador y empresario Joe Doucet a llenar el vacío existente en la generación de energía renovable con una solución innovadora: en lugar de aprovechar el viento con enormes palas suspendidas en altas torres, Doucet ha inventado una turbina eólica plana que puede incorporarse a las paredes.

El muro eólico está formado por una retícula de paneles cuadrados que giran sobre 25 ejes. El primer prototipo consta de 25 aerogeneradores ya disponibles en el mercado, que se fijan a las 25 barras verticales correspondientes con paneles cuadrados fijados a su lado para captar la presión del viento.

El muro del prototipo mide 7,5 metros de longitud y 2,5 metros de altura, pero puede ampliarse a prácticamente cualquier dimensión. Por ejemplo, un panel modular de este tipo podría interconectarse con otros similares, del mismo modo que ahora utilizamos paneles solares individuales para cubrir un tejado.

 

 

Y aunque parezca una instalación de arte cinético de lujo, Doucet afirmó en una entrevista con Fast Company que un hogar estadounidense medio con un lado cubierto por una pared de turbinas podría satisfacer sus necesidades energéticas anuales (10.000 kilovatios-hora/año).

Esto se basa en simulaciones que, obviamente, están sujetas a grandes fluctuaciones según la cantidad de viento que llegue a las turbinas. Estos resultados no han sido verificados ni revisados por fuentes independientes, por lo que hay que tomarse estas afirmaciones con pinzas.

En los entornos urbanos, los vientos turbulentos se ven amortiguados por los edificios altos y otros obstáculos, y las aplicaciones de la vida real pueden dar resultados muy diferentes a los de estas simulaciones.

Donde Doucet imagina que su invento prospera es en edificios comerciales a gran escala, como centros comerciales, edificios de oficinas y supermercados, incluso dentro de ciudades atestadas de gente.

Los aerogeneradores convencionales ocupan mucho espacio, pueden ser ruidosos y son vistos como un estorbo para el paisaje visual, lo que los hace poco atractivos en los entornos urbanos. Las turbinas murales pueden ser un compromiso aceptable, siempre que no hipnoticen a la gente con sus paneles giratorios.

Es más, las turbinas murales, cuyas turbinas son de aluminio, también podrían salpicar carreteras y autopistas, aprovechando la presión del aire generada por el tráfico.

“En lugar de los típicos muros de contención a lo largo de las carreteras y autopistas, habría un conjunto de estos”, explica Doucet a Fast Company.

“Con el impulso eólico añadido de los camiones, nuestras autopistas podrían hacerse cargo de todas nuestras necesidades energéticas”.

Doucet está cerrando acuerdos con varios fabricantes para sacar su prototipo al mercado. En combinación con los paneles solares, estos muros con turbinas podrían reducir en gran medida nuestra huella de carbono urbana.