No le paran a la decisión del tribunal y mantienen en la cárcel a detenidos por hackeo a pantallas del aeropuerto en Margarita

Los familiares de Humberto Félix Aviso Salazar, Gerardo José Gil Dam y Auremis Graterol, los tres detenidos desde el pasado 6 de julio por el hackeo a las pantallas del aeropuerto internacional Santiago Mariño de la isla de Margarita, se encuentran en vigilia desde el pasado viernes en las afueras de la cárcel de San Antonio, para exigir el cumplimiento del dictamen de la juez Segunda de Juicio del estado Nueva Esparta.

Por Dexcy Guédez

Amarilys Salazar, familiar de los detenidos, informó que cerca de las 5:00 de la tarde del pasado viernes, la decisión del tribunal fue dejarlos en libertad luego que se comprobara la inocencia de los detenidos.
Recordó que a pocas horas de las pantallas mostraran el mensaje “Maduro dictador” desde el exterior, la cuenta ThePenguinHDP, un conocido hacker, se atribuyó la manipulación de las páginas tanto del aeropuerto insular como el Simón Bolívar, ubicado en Maiquetía.

En esa oportunidad, el hacker de dejó muy eclaro no tener ningún tipo de contacto ni relación con los detenidos. Ratificaron que para el momento de la publicación de los mensajes, Graterol no se encontraba de guardia en el área a su cargo y ni siquiera estaba cerca del aeropuerto, ya que reside en la población de Santa Ana, municipio Gómez de la isla de Margarita, a varios kilómetros de su lugar de trabajo.

Los familiares expresaron que la alegría tras el dictamen de la jueza duró muy poco, ya que cuando creían que podían regresar con ellos a sus casas, fueron subidos al autobús de la penitenciaría de Margarita, con la excusa de que debían cumplir algunas formalidades y desde entonces no han tenido ningún contacto con ellos.

Dijeron que desde adentro del penal les han insinuado que la Ministra de Asuntos Penitenciarios del régimen de Maduro, tendría las manos metidas en los que consideran un “secuestro” de sus familiares. Insisten en que se mantendrán en vigilia hasta tanto se haga respetar la decisión de la jueza.