El día que Johnny Depp detuvo a un ladrón con su mirada

AP

 

Johnny Depp, quien actualmente protagoniza un feroz juicio por difamación contra su ex Amber Heard, fue partícipe de incontables momentos delirantes a lo largo de su vida. Uno de ellos, no quedan dudas, es el día que detuvo a un ladrón con su mirada.

Por: Clarín

Vaya uno a saber qué se le habrá pasado por la cabeza al delincuente para abortar su misión en el momento en que Johnny lo vio a los ojos. La escena se desarrolló en 2010. El sitio, Los Ángeles.

Según informó en su momento The Sun (medio británico enemistado hasta la muerte con Depp), el actor vio cómo un hombre armado con una botella rota intentaba robarle dinero a su amigo Stephen Jones. Todo, en plena calle.

Lejos de quedarse quieto, llamar a la policía o simplemente huir, Depp se acercó, se ubicó entre el malhechor y su amigo, miró al delincuente a los ojos y le ordenó que retrocediera. Acto seguido, el ladrón se frenó y exclamó: “No le voy a robar al Capitán Jack”. Una vez más, el protagonista de Piratas del Caribe poniendo orden.

Después de lanzar su frase el hombre dejó caer la botella y recibió de parte de Depp unos pocos dólares y un consejo. “Debes enderezar tu vida”, le recomendó el actor.

Una fuente anónima le comentó al medio británico que la situación fue “aterradora”. “Ese hombre parecía fuera de sí mismo. Johnny Depp lo miró fijamente a los ojos y le dijo que retrocediera”, aseguró esta persona.

En qué está el juicio

Depp y Heard están en juicio desde el 11 de abril. El veredicto será dado a conocer probablemente a fin de mes. Las primeras semanas fueron para que hablaran Johnny y sus representantes, mientras que la anterior de la anterior (hubo un receso en el medio) y esta para Heard y los suyos.

Lo más relevante que pasó en los últimos días tuvo que ver con el protagonismo que cobró la abogada de Depp, Camille Vásquez, y con las declaraciones de Heard y una amiga.

Vásquez tuvo un careo con la actriz y se ganó el cariño de todos los que apoyan a Depp en la disputa. Por otro lado, Raquel Pennington, quien supo ser la mejor amiga y vecina de Heard, definió al actor como “un monstruo”.

Pennington testificó a favor de Amber y hasta se puso a llorar en la sesión del miércoles. Raquel declaró haber estado asustada por lo que Depp pudiera hacerle a su amiga cuando los actores todavía estaban en pareja.

“Al principio no estaba preocupado. Hacia el final, cuando el abuso físico era más evidente, estaba preocupada. Me preocupaba que, cuando se transformara, accidentalmente pudiera hacer algo peor de lo que jamás pretendió”, dijo, entre lágrimas.

A su vez, Heard habló del polémico video en donde se la ve muy cerca de James Franco en un ascensor justo el día después de la violenta pelea que habría terminado con su matrimonio.

Lo novedoso del asunto es que confirmó que el hombre -al que no se le ve muy bien la cara- se trataba de Franco. Dijo que no se acordaba qué día había subido el actor a su apartamento y que estaba en el elevador porque él vivía en el mismo edificio que ella y Depp.