Brutal ataque a una mujer en España: intentó ahogarla en una fuente y dos transeúntes lograron impedirlo (Video)

Imagen del vídeo difundido por el medio valencia À Punt donde se observa al agresor, a la mujer y a un hombre, con una camiseta roja, que intenta ayudarla. / À Punt.

 

 

 

El hombre, de 52 años y ya en libertad condicional, acusó a la mujer de estar compinchada con otro que le robó el teléfono móvil mientras ellos se bañaban en la fuente.

Por infobae.com

La agarró por el pelo, la zarandeó, le hundió la cabeza en el agua… una vez y otra y otra. La gente gritaba que la soltara, que dejara a la mujer en paz. Y él, amenazante con el dedo hacia quienes lo increpaban, continuaba: la cabeza dentro del agua, agarrada por el pelo… Pasaba media hora de la tarde del martes cuando un hombre de 52 años -su identidad se desconoce aún- agredió brutalmente a una mujer en el centro de Valencia. Presa de la ira, la intentó ahogar en una fuente del distrito del Trànsits.

Cerca de la estación de autobuses de Valencia, en la plaza, el hombre y la mujer paseaban bajo el sol. No son pareja, pero se conocen de verse por la zona. Al pasar al lado de la fuente, decidieron darse un baño. Se quedaron en ropa interior y se metieron en la fuente.

Con el agua por la cintura, improvisaron una foto. Pidieron a un hombre que estaba fuera del pilón que captara una imagen del momento. Le pasaron el móvil de él y el ‘fotógrafo’ espontáneo huyó corriendo con el teléfono. Otra versión sugiere que fue el hombre que estaba fuera de la fuente quien sugirió a la pareja que les dejara el móvil para retratarlos dentro de la fuente.

 

Al ver cómo el ladrón se escapaba con su teléfono, el hombre, presa de la ira, acusó a la mujer de estar compinchada con el ladrón y comenzó a golpearla, a agarrarla por el pelo, a arrastrarla por la fuente e intentar ahogarla.

La gente en la plaza gritaba, le pedía al hombre que se detuviera, que dejara a la mujer. En varios móviles quedó grabada la agresión.

En ella se oyen gritos mezclados de unos y otros testigos:

Déjala, déjala… ¡Llamad a la Policía!, grita un hombre.

F*** you!, replica el agresor en inglés. “Ha tratado de robarme”, continúa en castellano con acento extranjero mientras tiene a la mujer atrapada por el cabello.

En otra parte de la plaza donde se encuentra la fuente del Trànsits se oye la voz de una mujer:

La está matando, eh, la estaba ahogando y no la dejaba respirar.

Y el agresor continúa: “Yo no perdono. ¿Dónde está mi dinero? ¿Dónde está mi dinero?”, dice mientras mantiene a la víctima sujeta por el cabello y la cabeza entrando y saliendo del agua,

Grábalo, grábalo, llama a la Policía… se escucha de fondo a una mujer.

Gritos, gente que pide ayuda, que se llame urgente a la Policía y … “ya la he llamado, ya la he llamado”, responden desde el gentío mientras el agresor no suelta a la mujer.

Al poco se ve a un hombre con una camiseta roja saltar a la fuente. Empieza a forcejear con el agresor para tratar de liberar a la mujer. El no la suelta mientras trata, a la vez, de golpear al joven de la camiseta roja. Este agarra por el cuello al agresor, trata de hacerlo caer al agua, de desequilibrarlo para que, así, libere a su víctima.

Salta al agua otro hombre. Este con una camiseta oscura. Negra o azul. Y empieza a golpear al agresor. Y lo golpea, y lo vuelve a golpear mientras desde fuera, alrededor de la fuente, se oye: “Dale, dale”… Este hombre sale de la fuente y vuelve a entrar y vuelve a golpear al que sujeta a la mujer.

Pero él no la suelta. Sigue la pelea, y ella atrapada, con la cabeza al borde del agua, el cuerpo doblado. Al final la suelta y ella logra escapar y salir de la fuente.

El hombre fue detenido y puesto a disposición judicial. Se lo acusa de un delito de homicidio en grado de tentativa. El Juzgado de Instrucción número 10 de Valencia acordó horas después de hacerse cargo del caso, la puesta en libertad con medidas cautelares para el agresor. La jueza le ha impuesto la obligación de comparecer periódicamente ante la Justicia y le ha prohibido acercarse y comunicarse con la víctima.

El juzgado ha pedido a la Policía Nacional que localice el vídeo donde se ve todo lo ocurrido para aportarlo a la causa como prueba y que localice a la mujer para poder tomarle declaración. En función de las pruebas aportadas y de las nuevas diligencias que está realizando el Juzgado, la situación del sospechoso se “podría modificar”.